V Encuentro Fórum ACEFAM con relevo en la ejecutiva

V Encuentro Fórum ACEFAM en Liébana

Cántabros, aragoneses, vascos y castellano-leoneses juntos en el Parador de Fuente Dé

Este fin de semana se ha celebrado una nueva edición del Fórum ACEFAM al que han asistido jóvenes miembros de familias empresarias de Cantabria, Aragón, País Vasco y Castilla y León. Una veintena de asociados se han reunido en esta quinta convocatoria en la comarca de Liébana donde han desarrollado un programa de actividades de formación y entretenimiento que ha servido para forjar un poco más su espíritu de camaradería y su papel como sucesores en la empresa familiar.

La celebración de este encuentro también ha servido para despedir de la mejor manera a los componentes de la junta del Fórum que acababan una brillante etapa de dedicación a los más jóvenes miembros de las familias empresarias de Cantabria. Álvaro Herrero, Sylvia de Miguel, Carolina y Alejandra González y Luis Miguel Tirador ceden el testigo al equipo liderado por el nuevo presidente del Fórum, Pablo Fernández Cabrero.

Subir un ochomil es como hacer una empresa

Uno de los momentos más especiales de la jornada fue la charla-testimonio protagonizada por Miguel Ruiz Cervera y su compañero Ricardo Bárcena, ambos integrantes de la expedición cántabra al Cho-oyu, la primera y única vez en la que un grupo de alpinistas de la comunidad conseguía hacer cima en un ochomil, como se conoce a las cumbres más altas de la tierra. Miguel destacó en su intervención el paralelismo entre emprender una aventura de este tipo y el inicio de una actividad empresarial.

V Encuentro Fórum ACEFAM. La expedición al Cho-oyu

Miguel Ruiz Cervera explica las similitudes entre una expedición a un ochomil y la vida de empresa

Subir el Cho-oyu supuso dos años de trabajo previo físico y mental, así como una meticulosa planificación y un no menos exigente proceso de selección del equipo. Esta responsabilidad recayó en Miguel Ruiz, quien tuvo que equilibrar las capacidades de cada miembro de la expedición para conseguir un bloque solidario. Al final sólo tres de los expedicionarios hicieron cumbre, pero el éxito no hubiera sido posible sin el concurso y la generosidad de todos los demás. “Por eso la cumbre es de todo el equipo”, señalaba Ricardo Bárcena, el primer deportista en pisar la cima y poner la bandera cántabra a más de ocho mil metros de altura.

El Cho-oyu fue fruto de la ilusión que suponía la gesta para unos y otros, así como de la capacidad para enfocar adecuadamente el objetivo. Durante casi dos meses la expedición se enfrentó a múltiples avatares, muchos de ellos no previstos, que hacían mella en el ánimo de los expedicionarios. Mal de altura, portes rutinarios de material muy tediosos, derrumbes en las carreteras, travesías muy penosas, agotamiento… Y lo más crítico, un edema cerebral propiciado por la presión en altura, que a punto estuvo de acabar con la vida de uno de los expedicionarios.

Sin embargo el final fue exitoso y hoy en día los protagonistas miran hacia atrás orgullosos de lo conseguido. Para ellos con esta cumbre se rompía una barrera psicológica del alpinismo cántabro. Años después Miguel Ruiz hacía cumbre en el Cervino, una cumbre alpina muy conocida a la que había tardado treinta años en encaramarse desde el primer intento. El deporte, como la empresa, es también un canto a la persistencia. Y la experiencia, un buen registro de fracasos de los que aprender y tomar nota para continuar adelante.

El agua cambia el mundo

Auara es un proyecto empresarial que a la vez es un proyecto social. Esta empresa se dedica a explotar un manantial de agua que luego embotella con recipientes reciclados y reciclables 100%. La experiencia ha nacido en Madrid donde abastece a numerosos negocios de hostelería y está presente en los grandes almacenes más conocidos. Poco a poco se expande por toda España y el crecimiento del negocio cada vez es mayor, aunque sus promotores apostaron tanto que estuvieron cuatro años sin cobrar un sueldo dejando que el proyecto madurara.

V Encuentro Fórum ACEFAM. Auara, agua mineral embotellada social y sostenible

Antonio Espinosa continúa la charla sobre Auara con los asistentes

Sin embargo lo importante de Auara, tal y como cuenta uno de sus fundadores, Antonio Espinosa, no es el modelo de negocio en sí, sino su proyecto paralelo de salvar vidas. Cada litro de agua de Auara genera 4 litros de agua potable en países en vías de desarrollo. Los dividendos que genera esta empresa sirven para desarrollar proyectos de suministro de agua potable en zonas deprimidas del planeta. En el mundo más de 700 millones de personas no tienen acceso garantizado a un agua saludable en condiciones normales. Miles de niños tienen que caminar diariamente durante horas para poder llegar a pozos de agua. Eso afecta a su higiene y a su salud. Otros muchos niños están muriendo porque se envenenan consumiendo agua no potable.

Orulisa, empresa familiar cántabra

Estando en Liébana resultaba casi obligado visitar una destilería de orujo, una de las actividades económicas más antiguas y más propias de la comarca. Orulisa es una empresa familiar que sigue dedicándose a este negocio y que ha conseguido trascender la antigua producción artesanal hasta construir un negocio que incluso vende su producción fuera de España. Los jóvenes del Fórum han podido conocer de la mano de Isabel García, actual gerente y segunda generación, la historia y el proceso de trabajo de las alquitaras de una empresa orujera conocida por sus marcas Los Picos y Justina de Liébana.

El encuentro del Fórum ha dado mucho de sí y al disfrute de la villa de Potes, también hay que añadir la estancia en el Parador de Fuente Dé, la travesía por Picos a 1.800 metros de altura y el descenso el domingo por la tirolina más larga de España. 1.600 metros de espectaculares vistas en el corazón de la Cordillera Cantábrica.