Entradas

Alciturri: «Las empresas estamos para apoyar a la sociedad, pero no podemos hacernos el Harakiri”.

El XXIV Congreso Familiar, organizado por el Instituto de la Empresa Familiar, ha concluido con muchas reflexiones y motivaciones de hacia dónde deben ir las organizaciones en esta nueva era. Más de 500 invitados han asistido a las ponencias que han impartido representantes de las empresas familiares nacionales e internacionales, donde se ha debatido sobre nuevos retos de la empresa, así como sobre la actual legislación o la fiscalidad.

En su discurso final, el presidente del IEF, Marc Puig, ha señalado que la economía española y la empresa familiar tienen los mismos retos: superar la pandemia y adaptarse a las nuevas exigencias del mercado y de la sociedad, tales como la digitalización, el respeto al medioambiente y el compromiso social.

El presidente de ACEFAM, Vicente Alciturri, considera que en este congreso se han puesto sobre la mesa nuevos conceptos dentro del mundo de la empresa. “Se ha hablado mucho del del impacto, ahora se dice que las inversiones deben ir destinadas a solucionar problemas para la sociedad y que las empresas deben trabajar siempre pensando en esos beneficios sociales”, apunta.

Se trata de una transformación intensa y de realizar acciones para las personas pensando en ayudar a las personas, pero respetando los principios de la empresa, “las empresas estamos para apoyar a la sociedad, pero no podemos hacernos el Harakiri”.

Asimismo, Alciturri considera que hay un cambio de concepto y una evolución dentro de las organizaciones ya que en estos mementos las empresas se muestran socialmente responsables y trabajan para que sus empleados sientan que contribuyen a esa transformación. “Ya no solo se habla de conciliación ni de salario, ahora se va un paso más allá, las organizaciones realizan proyectos innovadores con impacto directo en la sociedad. Están muy motivadas para llevarlos a cabo.”, matiza.

En las ponencias y mesas redondas que se han sucedido a lo largo del Congreso los ponentes han dado un paso más en la concepción primara de lo que es la empresa. Antes se concebía como una organización económica que pensaba en satisfacer al cliente, pero ahora, según los expertos y ponentes, las empresas buscan mejorar la sociedad, mediante proyectos que ayuden al medio ambiente o a mejorar la calidad de vida de las personas.

La sostenibilidad ha sido uno de los elementos clave en el Congreso Nacional, de hecho, los asistentes han firmado un manifiesto en el que se comprometen a llevar a cabo políticas sociales y medioambientales.

También se ha hablado de fiscalidad y de los problemas que afectan a las empresas, tras un año y medio de pandemia.

Ana Álvarez: «la sostenibilidad es un suprareto, pero hay otros objetivos a trabajar para alcanzarlo»

El Congreso Nacional de la Empresa Familiar organizado por el Instituto de la Empresa Familiar, en colaboración con ADEFAM y con el patrocinio de Banco Santander y KPMG, ha reunido en Pamplona a empresarios familiares de todo el país que comparten ideas, trayectorias y compromisos comunes.

 

Algunos de los invitados han participado en ponencias temáticas donde han puesto en común sus puntos de vista sobre temas de actualidad que afectan a las empresas familiares. Ana Álvarez, Secretaria general y del consejo del Grupo Armando Álvarez, ha participado como ponente en la mesa temática “El mundo que queremos”, junto con Juan Moya Yoldi, Vicepresidente de PERSÁN y Álvaro Solans, Vicepresidente del Grupo Pikolin.

La ponencia versó sobre temas que están de actualidad como la sostenibilidad y sus aplicaciones, la legislación vigente o la importancia de la comunicación en los tiempos en los que vivimos.

Para la secretaria general del Grupo Armando Álvarez la sostenibilidad es un suprareto, “además, hay otros objetivos a trabajar para alcanzarlo. Uno de ellos es adaptarnos a la legislación sin perder competitividad. Otro está relacionado con la comunicación: contar cuál es tu compromiso para fortalecer el lazo con los stakeholders”, ha señalado.

 

La Empresa Familiar confirma su compromiso con la sostenibilidad económica, social y medioambiental

Pamplona.- Octubre 2021. Más de una veintena de miembros de ACEFAM han acudido a Pamplona al XXIV Congreso Nacional, organizado por el Instituto de la Empresa Familiar, en colaboración con ADEFAM y con el patrocinio de Banco Santander y KPMG, para reafirmar su compromiso con la sostenibilidad económica, social y medioambiental.

Su Majestad el Rey Felipe ha participado en la inauguración oficial que, bajo el lema ‘Trabajamos por una sociedad mejor’, ha congregado a 500 empresarios familiares de todo el país con el objetivo de mostrar el peso que las empresas familiares tienen en la economía nacional. Además, han participado en el acto de apertura el presidente del IEF, Marc Puig, la ministra de Industria, Reyes Maroto, y la presidenta de la Comunidad Foral de Navarra, María Chivite. El presidente el PP, Pablo Casado, también participa en la jornada.

Como punto de partida, los presidentes del Instituto de la Empresa Familiar y de las 18 Asociaciones Territoriales de Empresa Familiar vinculadas han firmado una declaración institucional en la que reafirman el compromiso de las empresas familiares españolas con las mejores prácticas de gestión que favorezcan una sostenibilidad, que se ha de entender desde tres ángulos diferentes inseparables: empresarial, social y medioambiental.

La declaración institucional contempla, entre otros aspectos, la importancia de aplicar políticas de sostenibilidad tanto en la vertiente medioambiental como la económica y social. Además, señala que los empresarios familiares tienen una gran vocación de continuidad, con una visión a largo plazo y un gran compromiso por las generaciones futuras. Para las empresas familiares es de vital importancia promover la igualdad de género, la inclusión social y la generación de empleo estable y de calidad, principios que considera básicos y esenciales para el correcto funcionamiento de las empresas y también de la sociedad.

Podéis leer el manifiesto íntegro:

“La pandemia ha marcado de forma dramática el comienzo de la tercera década del Siglo XXI. En España el COVID 19 ha acabado con la vida de miles de personas y ha provocado una crisis económica sin precedentes. Sus devastadoras consecuencias sobre el empleo han acentuado las desigualdades en nuestra sociedad.
La pandemia ha puesto en evidencia nuestra fragilidad, pero también ha permitido aflorar el impulso de empresas, instituciones y, en general, de todos los ciudadanos para abordar un cambio de paradigma en las relaciones económicas y sociales.

Europa ha puesto en marcha un plan de ayudas histórico, imprescindible para la recuperación, que tiene en la sostenibilidad su eje central. Sostenibilidad entendida en su triple vertiente: medioambiental, económica y social.

Ciudadanos, empresas e instituciones han interiorizado que la sostenibilidad es la piedra angular sobre la que construir una sociedad mejor. Sin un compromiso real por parte de todos no hay futuro posible.
Las empresas familiares hemos trabajado desde siempre con una visión a largo plazo y un compromiso auténtico con las generaciones futuras, con nuestro entorno y nuestras comunidades.
Por ello, en este momento histórico queremos redoblar nuestros esfuerzos y liderar este impulso que nos aúna con las instituciones, las demás empresas y todas nuestras comunidades.

Desde aquí, en Pamplona, en octubre de 2021, el IEF y sus dieciocho Asociaciones Territoriales vinculadas, en su calidad de acreditados representantes de las empresas familiares de España, asumimos un triple compromiso: Compromiso empresarial: nuestra misión es satisfacer las necesidades de nuestros clientes y consumidores teniendo en cuenta los intereses de nuestros trabajadores, nuestros proveedores, las comunidades en las que operamos y la sociedad en su conjunto, gestionando nuestras empresas con una visión de largo plazo, pensando en las siguientes generaciones, con criterios éticos que permitan un crecimiento sostenible.

Compromiso social: queremos fomentar la diversidad, promover la igualdad entre los géneros, la inclusión social y la generación de empleo estable y de calidad, adecuado a las necesidades de las empresas.

Compromiso medioambiental: queremos gestionar nuestras empresas de forma respetuosa con el medioambiente, implantando las modificaciones necesarias en nuestros procesos para reducir y, eventualmente, eliminar, las emisiones de C02 e identificando actuaciones alternativas que compensen aquellas emisiones que, transitoriamente, no sean eliminables. Adoptaremos las medidas necesarias para reducir cualquier otro tipo de externalidades en cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible aprobados por la ONU”.

El manifiesto ha sido firmado por Marc Puig (IEF), José Luis Martínez Lázaro (Asociación Andaluza de la Empresa Familiar), José María Salazar (Asociación Asturiana de la Empresa Familiar), Esther Vidal Ferrer (Asociación Balear de la Empresa Familiar), Vicente Alciturri (Asociación Cántabra de la Empresa Familiar), Amadeu Jori Armengol (Asociación Catalana de la Empresa Familiar), Miguel Ángel Leal Adame (Asociación Extremeña de Empresa Familiar), Maite Antón Puntes (Asociación de la Empresa Familiar de Alicante), Alfonso Sesé Asensio (Asociación de la Empresa Familiar de Aragón), Manuel del Valle (Asociación de la Empresa Familiar de Canarias), Juan Ignacio de Mesa Ruíz (Asociación de la Empresa Familiar de Castilla-La Mancha), Rocío Hervella Durántez (Empresa Familiar de Castilla y León), Victor Nogueira García (Asociación Gallega de la Empresa Familiar), José Ma Tortosa Martínez (Asociación Murciana de la Empresa Familiar), Victoria Plantalamor Contreras (Asociación para el Desarrollo de la Empresa Familiar de Madrid), Daniel Marín Bueno (Asociación Riojana de la Empresa Familiar), Vicente Boluda Fos (Asociación Valencia de Empresarios), Francisco Esparza Unsain (Asociación para el Desarrollo de la Empresa Familiar Navarra), Andrés Sendagorta Mcdonnell (Asociación Empresa Familiar de Euskadi).