Sobaos Joselín explica las claves de su éxito en el programa “Empresa Familiar en las Aulas”

Sacar adelante una empresa familiar implica elevadas dosis de esfuerzo, sacrificio y empeño. Da igual que seas el pionero que anduvo 40 kilómetros para vender sus productos en un valle cercano o la representante de la tercera generación de una familia empresaria que facilita el desarrollo económico de toda la comarca. “Dentro de ese edificio que veis cuando vais al cole, hay mucha ilusión y mucho mucho trabajo”.

empresa familiarLaura Riva Sainz explicó al alumnado del CEIP El Castañal todos los pasos dados por su abuelo y su madre y su tía para que Sobaos Pasiegos y Quesadas Joselín haya pasado de ser un obrador tradicional que vendía sus productos en la Vega de Pas a disponer de una moderna planta de producción en Selaya desde la que facturan más de 4 millones de euros al año. “Ellos nos educaron en valores tan importantes como el compromiso tanto con las personas como con el territorio”, matiza la responsable de Internacionalización de la empresa. “Si lográis combinar compromiso, ilusión y esfuerzo, vais a conseguir todo lo que os propongáis”, dijo. “Lo realmente importante es que lo que hagáis os haga felices”.

La charla de la directiva al centro educativo proporcionó al alumnado de 6º de Primaria una visión pegada a la realidad de una entidad que emplea a 40 personas de la zona. Así, conocieron cómo se acometió el traslado desde la Vega de Pas hasta las modernas instalaciones de 4.000 metros que la empresa tiene en Selaya. Una mudanza realizada hace ahora seis años. “El traslado de la actividad fue crucial para el éxito de Sobaos Pasiegos y Quesadas Joselín”, les explicó Laura Riva. “Sin embargo, este cambio no alteró nuestro compromiso con la tradición, ni con los valores transmitidos por las generaciones anteriores”, concluyó.

empresa familiar

La conversación en el aula tuvo continuidad con una visita guiada en la sede de Sobaos Pasiegos y Quesadas Joselín. Ubicada en la carretera entre Selaya y Villacarriedo, los estudiantes pudieron explorar el interior de una moderna fábrica agroalimentaria que triplica la capacidad de producción anterior. Unas instalaciones que las que se hornean diariamente todo tipo de productos de repostería tradicional para el mercado local, nacional e internacional.

Además, el recorrido incluyó una visita al centro de interpretación sobre las Tradiciones Agroalimentarias Pasiegas, en donde se profundizó en el origen y la evolución de los sobaos y quesadas. Una experiencia completa que forma parte del programa educativo la “Empresa Familiar en las Aulas” que promueve ACEFAM en colaboración con la Consejería de Educación del Gobierno de Cantabria.