Las empresas familiares de ACEFAM manifiestan su apoyo a la monarquía parlamentaria y a la Constitución

Las Empresas Familiares de Cantabria representadas en ACEFAM manifiestan su más firme apoyo a la monarquía parlamentaria, representada por S.M. el rey Felipe VI, y al orden constitucional, como garantes de la estabilidad institucional, los derechos cívicos de los españoles y la libertad económica.

Al mismo tiempo, rechazan las declaraciones que, desde algunas elevadas instancias del país, se han hecho contra el Jefe del Estado, en lo que representa un inaceptable intento de generar discordia y división entre los españoles y promover la inseguridad sobre nuestro sistema jurídico e institucional, cuya clave de bóveda es la Constitución.

Las empresas familiares asociadas a ACEFAM desean recordar que la Constitución de 1978 y el sistema de monarquía parlamentaria han permitido a España conocer en estos últimos cuarenta años los mayores niveles de libertad, paz social, estabilidad y prosperidad de su historia.

Por otra parte las empresas familiares cántabras celebran que el actual ordenamiento constitucional sea la principal garantía de la libertad de expresión para todos los españoles. Asimismo recuerdan que la carta magna ya contempla las fórmulas para su propia reforma a través del consenso de una mayoría cualificada de representantes públicos, con el fin de garantizar que el progreso y el devenir histórico de nuestro país sean fruto de la voluntad democrática de sus ciudadanos.

Asimismo, ACEFAM desea agradecer públicamente a la Corona su papel fundamental en apoyo de la actividad empresarial, de las empresas españolas y de las empresas familiares, como columna vertebral de cualquier país avanzado.

ACEFAM y sus empresas familiares asociadas hacen un llamamiento a la unidad y al entendimiento de la sociedad, y en especial de quienes desde sus altas responsabilidades están llamados al deber de ejemplaridad, para superar los graves desafíos a los que nos enfrentamos: la derrota de la pandemia, la superación de la crisis social y económica y la restauración de la confianza en nuestras instituciones.