El Grupo Armando Álvarez destaca la importancia del trabajo en equipo durante el programa “Empresa Familiar en las Aulas”

Para evolucionar desde unas pequeñas instalaciones de carpintería situadas en Torrelavega hasta una gran corporación con 18 sociedades, clientes en más de 100 países y una cifra de negocio que ronda los 1.100 millones de euros hace falta tener un modelo de negocio claro y unos principios de actuación firmemente arraigados. Así lo entienden en el Grupo Armando Álvarez en donde el ejemplo del fundador se mantienen generación tras generación.

emrpesa familiar

De todos los valores que han consolidado al Grupo Armando Álvarez como una de las empresas familiares de referencia en España,

Ana Álvarez, vicepresidenta del Grupo y nieta de Armando Álvarez, escogió el emprendimiento y el trabajo en equipo para su encuentro con el alumnado del CEIP José María de Pereda en el marco del programa educativo “Empresa Familiar en las Aulas”.

empresa familiar

En una sesión marcada por la participación y el interés demostrado por el alumnado, Ana Álvarez destacó la vocación de permanencia y cómo el Grupo ha ido pasando de generación en generación, desde la figura del fundador que puso los cimientos, pasando por José Ramón Álvarez quien impulsó la internacionalización convirtiéndolo en un grupo internacional líder. Esa vocación emprendedora, entendida como el motor necesario para impulsar negocios, promover la innovación y generar progreso, es una constante en todas las empresas familiares. Más aún en un caso tan significativo como el de Armando Álvarez.

empresa familiar

Él fue quien constituyó Aspla, primera empresa de transformación de plásticos del Grupo en 1964, que fue la pionera en ofrecer soluciones flexibles para el embalaje y la agricultura dentro del Grupo Armando Álvarez.

Todos los logros conseguidos durante más de 60 años de trayectoria empresarial han sido posibles gracias a contar con equipo comprometido con el proyecto, hoy son más de 2.500 personas las que se esfuerzan día a día. De hecho, como demostración práctica de este concepto, aprovecharon el final de la sesión para hacer un juego por equipos compuestos por seis integrantes.

El reto consistía en hacer un cubo de 3×3 en menos de 10 segundos. Un aspecto para el que resultaba necesario que todos colaboraran con el objetivo. Esta actividad no solo enseñó la importancia del trabajo en equipo, sino que también resaltó cómo la colaboración puede llevar al éxito, tanto en el ámbito empresarial como en la vida cotidiana.

empresa familiarEl acercamiento del alumnado de sexto de Primaria a una de las empresas de referencia de la comarca continuó con una visita a las instalaciones de Aspla en el polígono de Reocín. Allí, conocieron en primera persona el proceso de fabricación de los embalajes flexibles y visitaron las diferentes áreas: extrusión, impresión y confección. Los estudiantes pudieron observar y tocar las diferentes materias primas. Además, a través de la lupa, observaron los puntos de impresión y aprendieron a distinguir los embalajes fabricados en Aspla.

Durante toda la sesión se hizo especial hincapié en la importancia de cuidar mares y océanos, y cómo a través del reciclaje podemos fomentar un modelo circular. De forma práctica, los estudiantes seleccionaban diferentes envases de varios materiales y tenían que colocarlos en su contenedor correspondiente, tomando conciencia de la importancia que tiene reciclar.