empresas familiares

Vicente Alciturri defiende la resiliencia y la gobernanza como factores clave para garantizar la sostenibilidad de las empresas familiares

Tener bien definidos los principios y criterios de gobernanza, tanto de la familia como de la empresa, para ser capaces de abordar los nuevos retos, entender que hay algo más allá y no conformarse con el entorno más cercano. Ésa fue una de claves expuestas por Vicente Alciturri durante su intervención en la mesa redonda ‘Valores sostenibles para las nuevas generaciones’. “Aquí no siempre sobrevive el mejor, sino quién mejor se adapta, por lo que la resiliencia debe ir adherida a nuestro modelo de negocio” indicó el presidente de las empresas familiares de Cantabria.

Jesús Casado, director general adjunto internacional del Instituto de Empresa Familiar; Frank Lambrechts, profesor de Aprendizaje y Cambio Organizacional en la Universidad Hasselt; y Pablo Fernández, presidente del Fórum ACEFAM, fueron los panelistas que compartieron sesión con Vicente Alciturri en un acto programado dentro del Congreso de la Academia Internacional de Investigación de la Empresa Familiar (IFERA). Un evento que, en la presente edición, se desarrolla en la Universidad de Cantabria con la colaboración de la Cátedra de Empresa Familiar.

La mesa redonda pretendía conocer la opinión de los empresarios familiares en diferentes etapas de su ciclo de vida. Experiencias reales contadas por empresarios para contrastar con las ideas generadas desde la investigación universitaria sobre los mismos puntos En ese sentido, Alciturri indicó que “al ser primera generación, es más fácil sostener la empresa con una dirección muy marcada”. Este axioma no se puede extrapolar a ninguno de los sucesores porque “cada una de las generaciones tiene su propio entorno totalmente nuevo en el que tienen que gestionarse la empresa y la familia”.

Así lo entiende también Pablo Fernández que, además de destacar el apego por el territorio de las empresas familiares, enfatizó la voluntad de las nuevas generaciones por mantener intactos los valores que han recibido. “Es lo que hemos aprendido y no tenemos ninguna intención de abandonarlo” indicó el presidente del Fórum ACEFAM.

Los valores familiares compartidos con la empresa ejercen una gran influencia en las decisiones estratégicas que se toman en la empresa familiar, convirtiéndose así en una de las fuentes de éxito y sostenibilidad de este tipo de trabajo. Bajo este paraguas, hay una constante que para Vicente Alciturri resulta fundamental: la cultura del esfuerzo. “El talento por sí solo no es suficiente para ser competitivo de una manera sostenida” manifestó.

Este panel forma parte de un programa mucho más amplio titulado «Los Engranajes de los Legados: Las próximas generaciones impulsan la renovación y la resistencia de las empresas familiares”. Desde la doble perspectiva empresario-investigador, se abordarán cuestiones relevantes como la contribución de las nuevas generaciones para enfrentarse a las nuevos desafíos sociales y tecnológicos; las diferentes perspectivas ante el creciente desafío de la competitividad internacional o las dinámicas de cambio e innovación dentro de la empresa familiar.