“Si quieres construir un legado y llegar muy lejos, debes rodearte de buenos compañeros de viaje»

Reivindicar la importancia de las empresas familiares entre los más jóvenes y dar a conocer el rol fundamental que desempeñan este tipo de compañías como generadoras de desarrollo y bienestar para la sociedad es un aspecto fundamental a la hora de promover actitudes responsables y vocaciones emprendedoras. Así lo ha entendido Álvaro Herrero, que ha dedicado buena parte de su participación en el programa educativo “Empresa Familiar en las Aulas” a explicar al alumnado la relevancia y los valores de las familias empresarias.

“En Cantabria, el 92% de las empresas son familiares, representamos prácticamente el 62% del PIB y generamos el 82,5% de los puestos de trabajo en el sector privado”, dijo el director de Proyectos de Industrias Jacinto Herrero a los estudiantes del CEIP Ramón y Cajal de Guarnizo. Ante ellos, vecinos del municipio en donde la empresa desarrolla su actividad, Herrero prestigió la actividad empresarial y explicó alguno de los valores que caracterizan a las organizaciones familiares.

“Si quieres construir un legado y quieres llegar muy lejos en el tiempo, tienes que rodearte de buenos compañeros de viaje que perduren en el tiempo”, matizó el empresario para significar la importancia que tiene la visión a largo plazo dentro de su compañía. Algo que Álvaro aprendió de su padre y de sus tíos, tal y como ellos lo aprendieron de su abuelo, pionero y fundador de la empresa a principios de los años 60. “Nosotros tenemos proveedores y clientes que vienen de la época de mi abuelo y, aun convirtiéndonos en una empresa mucho más grande y con proyección internacional, tenemos claro que estamos aquí para dar servicio a quienes nos han acompañado hasta ahora”, concretó el ponente.

Esa visión a largo plazo que ha permeado desde la primera hasta la tercera generación tiene asociados otros valores como el arraigo territorial, el compromiso con las personas y la responsabilidad colectiva para obrar siempre de forma ética. “El liderazgo de cada generación debe estar basado en aportar a la empresa todo aquello que le haga mantenerse sana, adaptándose a los nuevos modelos de gestión y cambios del mercado, pero respetando siempre los valores que nos hicieron llegar hasta aquí”, comentó cuando le preguntaron sobre la transición generacional.

La sesión formativa del aula se trasladó a las instalaciones de esta empresa familiar especializada en componentes metálicos para el automóvil y los electrodomésticos, con distribución en países como Alemania, Portugal, Eslovenia o Turquía. El contacto directo con el alumnado supone la mejor vía posible para que las nuevas generaciones profundicen en la esencia y las particularidades de las empresas familiares, conozcan sus historias y vean con buenos ojos la posibilidad de emprender. Durante la visita por la planta, Álvaro Herrero animó a los estudiantes de Primera a abrazar la responsabilidad como principal seña de identidad de sus futuras carreras profesionales. “Ya sea dentro o fuera de la Empresa Familiar o incluso con vuestros propios proyectos, debéis trabajar de forma responsable para crear un futuro mejor”, indicó el empresario.