Alianzas empresariales y colaboración público privada para captar fondos de recuperación

La Asociación Cántabra de Empresa Familiar ha celebrado una jornada sobre la capacidad de este tipo de compañías para encajar en el proceso abierto de asignación de fondos europeos de recuperación de la Unión Europea. Según Paloma Fernández, presidenta de la asociación, las empresas familiares siempre han manifestado su capacidad histórica de resiliencia, pero en este proceso se sienten “preocupadas por la celeridad con la que va a haber que hacer cambios que estaban previstos en años”.

En este sentido el ponente y consultor de Asuntos Públicos de la compañía LLYC, José Luis Ayllón, ha trasladado “tranquilidad” a las empresas familiares cántabras. “Lo importante es la idea de transformación económica porque para el procedimiento ya hay empresas y administraciones que pueden prestar su ayuda”, ha señalado. Ayllón destaca por este motivo que la labor de coordinación y de información que pueden hacer las asociaciones empresariales es importantísima porque los proyectos que van a poder captar fondos van a ser fruto de la colaboración público privada y de las alianzas entre empresas.

La consejera de Economía, María Sánchez, ha insistido en la necesidad de “trabajar en equipo” tanto las empresas entre sí como con la Administración. Sánchez ha afirmado que las empresas familiares cántabras tendrán la posibilidad de acceder a financiación de los fondos europeos de recuperación “si somos capaces de promover consorcios para competir en la Unión Europea”. Para reforzar esta capacidad de cooperación con la iniciativa privada y de acompañamiento de los proyectos cántabros, Economía se está dotando de más medios humanos especializados en tramitaciones con la administración comunitaria.

Paz Díaz, directora general de Asuntos Europeos, ha insistido en que la mejor fórmula de colaboración será la que implique una alianza de empresas más un centro tecnológico que genere I+D+i y una administración pública que aporte capacidad normativa y de implementación. No es momento para “lonely runners”, ha señalado la directora general. Es fundamental no ir solos en esta aventura porque se quiere fomentar cambios sectoriales y mover cadenas de valor enteras.

Estudiar el plan España Puede

Paz Díaz ha recomendado a las empresas familiares conocer en profundidad el plan España Puede y las líneas de acción que nuestro país va a tener en cuenta para financiar proyectos, es decir, la transformación digital, la transición ecológica, la inclusión e igualdad, y la cohesión social y territorial. A partir de ahí la segunda recomendación es un análisis de fortalezas propias y debilidades para ver iniciativas a las que adherirse y socios con los que poder colaborar.

La idea de la Unión Europea es generar un efecto transformador en la economía para su despegue futuro; no se trata de un mero rescate para salir de la crisis. Por eso algunas de las mejores posibilidades para las pymes familiares estarán en adherirse a los grandes planes tractores que abra el Gobierno de España, los denominados PERTE, de los cuales se esperan apenas cinco en nuestro país. También las empresas podrán ser proveedoras en los planes de modernización de la Administración.

Por otro lado las comunidades autónomas gestionarán parte de los fondos, aunque siempre siguiendo la pauta marcada en el plan España Puede. En este sentido, desde la dirección general de Asuntos Europeos insisten en la conveniencia de que las empresas estén en contacto con las consejerías que mejor encajen con su idea de proyecto a la hora de darle forma y reforzar su candidatura.

Otras vías de financiación europea

En la actualidad está habiendo un aluvión de proyectos presentados tanto a la administración regional como a la nacional. Las diferentes manifestaciones de interés (MDI) lanzadas por distintos ministerios han tenido una abrumadora respuesta de empresas que tienen proyectos en las áreas designadas para los fondos de recuperación. La directora de Asuntos Europeos ha reconocido que muchos no tendrán salida por esta vía, pero ha afirmado que posiblemente podrán acogerse a otros programas dentro del nuevo marco de financiación plurianual de la Unión. En este sentido la dirección general seguirá prestando ayuda a las empresas que presenten ideas al gobierno regional.

Paz Díaz también ha recomendado a las empresas estudiar las Manifestaciones de interés que han publicado los ministerios porque darán muchas pistas de lo que se va a considerar como buenas ideas de transformación. Del mismo modo la directora general ha señalado que la actividad de las asociaciones empresariales y los clústeres puede ser fundamental para forjar las alianzas necesarias que den fortaleza a los proyectos. Por último ha insistido en la necesidad de hacer proyectos muy bien detallados en su plan financiero, tasa de retorno y su calendario de hitos. “Si cualquier miembro del consorcio no es capaz de cumplir con sus compromisos el proyecto entero se caerá”, ha avisado.

Dentro de la unidad de acción empresarial emprendida por ACEFAM, en la jornada de hoy también han estado presentes Enrique Conde, presidente de CEOE – Cepyme de Cantabria, y Modesto Piñeiro, presidente de la Cámara de Comercio. Ambos han señalado la necesidad de que las organizaciones empresariales funcionen como punto de encuentro de las distintas iniciativas con el fin de conseguir los proyectos más sólidos y las alianzas más fuertes.