La Empresa Familiar da un suspenso a la situación política nacional y pide protección al nuevo Gobierno

  • Los socios de ACEFAM muestran su preocupación por la situación a nivel nacional pero confían en sus propias posibilidades de cara a 2020
  • El 75,7% de los empresarios familiares de Cantabria prevé mantener o aumentar la plantilla y el 63,6% reinvertirá beneficios

La Empresa Familiar de Cantabria da un suspenso a la situación política nacional, a la que ha concedido una nota media de 1,21, un dato aún menor que el exiguo 2,97 con el que la evaluaron en el año 2018. Su percepción de la situación económica del país también ha empeorado, al pasar de una nota del 4,6 el año pasado a un 4 en 2019, según la encuesta anual sobre coyuntura realizada por la Asociación Cántabra de Empresa Familiar (ACEFAM), en la que se refleja un aumento de la preocupación por la situación a nivel nacional pero confianza acerca de las propias posibilidades.

Tal y como explicó su presidenta, Paloma Fernández, los empresarios familiares de Cantabria tienen confianza en sí mismos pero están “preocupados por la incertidumbre” a la que se sienten sometidos por agentes externos. “España necesita un gobierno estable, con unos presupuestos. La paralización que estamos sufriendo está siendo muy negativa para el país e influye, por supuesto, muy directamente en la gobernanza de Cantabria”, subrayó.

“Seguimos demandando estabilidad política y con visión a largo plazo, que genere confianza a la hora de tomar medidas para que nuestras empresas puedan seguir con sus proyectos de futuro. Somos los pequeños y medianos los que más aportamos a nuestro territorio. Estamos sometidos, en muchas ocasiones, a una inseguridad jurídica con la que es difícil trabajar.  Esto influye decisivamente en  el crecimiento de nuestras empresas”, señaló Fernández, que pidió a las autoridades que sean conscientes de “la necesidad de mimar a las empresas familiares”.

Encuesta de coyuntura

Según las previsiones de los empresarios familiares encuestados, el 39,4% espera para el próximo año un aumento de la cifra de ventas (un 16% menos que el año pasado) y el 30,3% confía en obtener un resultado similar al año anterior. Por el contrario, el número de empresarios que creen que sufrirán una reducción en sus ventas aumenta un 25% respecto al año pasado y alcanza el 30,3% de los encuestados.

Por otro lado, el 51,5% prevé mantener los niveles de empleo actuales, el 24,2% aumentar la plantilla y el 24,2% reducirla. De los resultados de la encuesta en este apartado, cabe destacar que el 87,9% de los empresarios familiares asegura que desea contratar a nuevos trabajadores pero no encuentra perfiles adecuados.

En este sentido, la gran mayoría considera que la creación de un modelo de FP dual ajustado a las necesidades actuales y futuras de las empresas es “urgente y prioritaria” y conceden a esta cuestión una importancia de 7,79, en una evaluación de 1 a 9. Además, el 100% de ellos se muestran abiertos a la posibilidad de realizar contratos formativos en su empresa.

Preguntados por cómo utilizarán los beneficios económicos que obtengan, el 63,6% afirma que reinvertirá en su empresa, el 18,2% lo utilizará para reducir deuda, el 9,1% lo empleará en la prospección de nuevos mercados y el otro 9,1% hará un reparto de beneficios entre los socios o accionistas de su empresa. Además, el 48,5% de los empresarios familiares encuestados afirmaron que prevén invertir en algún proceso de internacionalización, una cifra superior a la registrada en 2018, cuando sólo el 37% contestó afirmativamente a esta cuestión, y el 78,8% invertirá en innovación en 2019 (frente al 65,5% de 2018).

En el ámbito regional, la percepción de los empresarios familiares acerca de la situación económica de Cantabria no llega al aprobado: sólo el 12,2% la puntúa con un 5 o un 6 y el resto la califican con un suspenso, lo que genera una nota media de 2,85 frente al 4,28 cosechado el año pasado. Sin embargo, su percepción respecto a la situación política de la Comunidad ha mejorado más de medio punto, al incrementarse la nota media de 3,17 al 3,81 este año.

Acto de Navidad

En el tradicional acto de Navidad de ACEFAM participaron también la alcaldesa de Santander, Gema Igual, y el presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla. En este evento, se rindió homenaje a la familia Gómez Diego (Sobaos Serafina), por ser una empresa familiar centenaria, que constituye un ejemplo y estímulo para el resto de asociados de ACEFAM por su continuidad, generación tras generación, y por su trabajo en beneficio económico y social de Cantabria.

Además, durante este evento patrocinado por el Banco Santander, la presidenta del Grupo Panstar, Isabel Martínez, ofreció una charla acerca de este proyecto surgido después de la venta de su empresa familiar, Repostería Martínez, a Bimbo en el año 1999.

Ella y tres de sus hermanos apostaron por desarrollar un nuevo proyecto en el Levante para empezar de nuevo y hoy su empresa Panstar factura 350 millones de euros y da trabajo a 2.300 personas. Una historia que ilustra a la perfección los valores de la empresa familiar, como la cultura del esfuerzo, la capacidad de sufrimiento, la constancia, la responsabilidad, la integridad, la humildad y la disponibilidad al cambio.