ACEFAM y Cáritas, abiertos a colaborar

La presidenta de la Asociación Cántabra de la Empresa Familiar, Paloma Fernández, y el director de la organización, David González Pescador, han mantenido esta semana un encuentro con la directora de Cáritas diocesana de Santander, Sonsoles López, y su secretario general, Fran Sierra. La reunión, a petición de la ONG de la Iglesia católica, ha servido para que ambas entidades inicien un marco de colaboración futura en el ámbito de la responsabilidad social de las empresas familiares.

Cáritas es una de las organizaciones benéficas más reconocidas de Cantabria y desarrolla desde hace décadas una intensa labor de acompañamiento a personas en situación de vulnerabilidad o exclusión social. La crisis económica derivada de la pandemia de Covid-19 ha incrementado muy significativamente las solicitudes de ayuda, de modo que la ong ha tenido que doblar su nivel de inversión para asistir a miles de personas cada día, 185.000 euros para atender las necesidades básicas de más 9.300 personas en el peor momento de la pandemia.

Las empresas familiares también han colaborado en la medida de sus posibilidades para combatir los efectos de la pandemia, bien con donaciones de equipos y dinero, o bien produciendo mascarillas y materiales de protección para trabajadores y sanitarios. Ante la constante necesidad de ayuda, que se mantiene en esta segunda ola, y viendo que existen valores comunes evidentes, Cáritas ha empezado a explorar la posibilidad de implicar a las empresas en sus proyectos de acompañamiento a familias, menores y mujeres.

ACEFAM se ha comprometido a estudiar en su junta directiva las posibilidades de establecer un convenio marco con la ong, de manera que las empresas asociadas reciban información sobre la posibilidad hacer donaciones, colaborar en el voluntariado de Cáritas o participar en el nuevo programa de inserción laboral abierto por la entidad benéfica. La diocesana de Santander cuenta además con una empresa de inserción que emplea a personas en situación de vulnerabilidad en el reciclaje y venta de ropa. De este modo los participantes pueden iniciar itinerarios de empleo para tener la oportunidad de salir de la exclusión.