Acefam solicita en el Parlamento de Cantabria legislar para una Administración más ágil y sencilla

Paloma Fernández, presidenta de ACEFAM, ha comparecido esta mañana ante los representantes de los grupos políticos representados en el Parlamento de Cantabria. Las familias empresarias han sido invitadas a la comisión organizada en la cámara cántabra para analizar los efectos sociales y económicos de la pandemia de Covid-19. El principal mensaje dirigido a los diputados regionales es que la empresa familiar es parte de la solución a la crisis por su capacidad para crear empleo y riqueza. Fernández además ha solicitado a los grupos legislar para conseguir una Administración más ágil y sencilla.

Paloma Fernández, presidenta de ACEFAM, junto a Ana Cabrero (ATA) y Ángel Cuevas (AEHC) antes de comparecer

Según la presidenta de ACEFAM, durante la crisis se ha apreciado la “falta de cintura” del sector público e incluso las dificultades que han tenido las empresas para poder coordinarse con la Administración en su respuesta solidaria. En cualquier caso y mirando al futuro, las empresas familiares afirman que las oportunidades de desarrollo no han desaparecido, sino que “serán otras”. Sin embargo, el camino para convertirlas en realidad es “en ocasiones disuasorio”, si las tramitaciones son lentas, los procedimientos anticuados o “si no existe la suficiente seguridad jurídica para quien invierte su dinero y su salud”, afirma la empresaria. Simplificar la Administración propiciará la actividad económica y la atracción de inversiones.

Por eso han destacado la necesidad de incorporar a la normativa española conceptos como las licencias express o las declaraciones responsables para iniciar proyectos, prácticas avaladas por la Unión Europea que se pueden desarrollar en nuestro país “con todas las garantías y con todo el peso de la ley”. Paloma Fernández ha asegurado que no es aceptable el tiempo que lleva en Cantabria aprobar un plan general de urbanismo y ha solicitado flexibilidad en los cambios de uso de suelo para propiciar el desarrollo en zonas periurbanas y rurales de la comunidad.

La representante de la empresa familiar también ha abogado por el desarrollo y el cambio de modelo de instituciones como SOGARCA y el Instituto Cántabro de Finanzas, de los cuales ha dicho que “no han supuesto una gran ayuda” durante la crisis por sus requisitos demasiado conservadores y restrictivos.

Si bien “la Empresa Familiar no viene al Parlamento a pedir, sino a aportar”, Paloma Fernández ha expresado ante los grupos políticos la necesidad de elaborar planes específicos urgentes de ayuda a los sectores del consumo, especialmente la Hostelería, el Turismo y la Automoción. Por otra parte, de cara a la reconstrucción futura de la economía cántabra, las familias empresarias recomiendan políticas de captación de fondos de la Unión Europea, desarrollo de la industria bajo parámetros del Green Deal y apuesta decidida por la tecnología y las empresas TIC.

Fernández se ha dirigido a los partidos políticos invitándoles a trabajar unidos con empresas, sindicatos e instituciones diversas con el fin de asumir un proyecto de reconstrucción nacional en el marco de la Constitución. La credibilidad del país es una de las cuestiones que más están preocupando a las empresas, “que un cliente extranjero se lo piense dos veces antes de contratar con una empresa española”. En ese sentido la presidenta de ACEFAM recuerda que “la calidad de la acción de gobierno” tiene una gran influencia en la imagen del país.

Es urgente volver a la actividad

La vuelta a la actividad será la única manera de superar la crisis, si bien las empresas familiares son conscientes de la salud es la prioridad. En este sentido todas están haciendo notables esfuerzos en la reorganización de tareas para cumplir con las normas de seguridad y prevención, pero están teniendo problemas con los suministros de equipos de protección. En este sentido ACEFAM considera que va a ser importante el desarrollo de una industria nacional química, farmacéutica y textil que asegure los suministros en situación de pandemia.

Del mismo modo Fernández ha solicitado transparencia y criterios claros por parte de la Administración para controlar la pandemia en los puestos de trabajo. Las empresas están realizando inversiones extraordinarias en tiempos de escasa facturación para proveerse de nuevas medidas de prevención y protección de la salud de los trabajadores, clientes y proveedores.

Paloma Fernández también ha dicho que la Empresa Familiar está sufriendo para aguantar el empleo, una de las prioridades de este tipo de compañía. No obstante, lamentablemente no siempre está siendo posible. En este sentido, la asociación cántabra propone que se prolonguen los ERTEs al menos tres meses después del final del estado de alarma.