Noticias Web
Apoyo y defensa de las empresas familiares de Cantabria

Familia, seriedad y trabajo, claves del éxito del grupo industrial Fernández Jove

Tres generaciones de la familia Fernández Jove han protagonizado esta semana una nueva edición del ciclo de ACEFAM “Historia de nuestras familias”. Junto al fundador, Antonio Fernández Villanueva, han comparecido sus hijos José Antonio – Tony – y Juan Fernández Jove, así como su nieto Pablo Fernández Cabrero. Por expreso deseo de la familia el acto ha tenido lugar en Torrelavega y ha estado abierto no sólo a los miembros de la asociación, sino también “a otros amigos y empresarios de la comarca”, una decisión novedosa compartida y muy celebrada por la junta directiva de ACEFAM.

“Tirar para adelante” y ser siempre inconformista han sido durante décadas los mantras del fundador del grupo, Antonio Fernández Villanueva. Con 24 años y su título de tornero oficial de primera, emigró a Caracas de donde regresó ya casado y con un hijo para emprender su propio negocio. Las ganas de montar su propio negocio y la relación con sus primos Álvarez, empresarios bien conocidos del Besaya, lo trajeron hasta Torrelavega donde montó la Ferretería Villanueva en 1972.

Tal y como relatan sus hijos, la segunda generación se fue incorporando al negocio familiar haciendo todo tipo de labores atendiendo el mostrador y el reparto. Gracias a su formación, Tony y Juan empiezan a asumir más responsabilidad y se encargan de liderar la empresa. Sus dos grandes aciertos fueron reorientarse al sector naval para abrir mercado, por un lado, y atreverse a dar el salto internacional, por otro.

Y siempre con don Antonio recordando aquello de que hay que tirar para adelante, incluso en los peores momentos como la reconversión industrial de finales de los 80 que tanto afectó al negocio familiar y a Torrelavega; o frente al vértigo de adentrarse en el mercado internacional comprando la marca Hawke en 2005.

“El inconformismo del jefe” fue el estímulo para lanzarse a comercializar un producto propio y pasar de ser distribuidores a fabricantes, pasar de comerciar a producir, volverse un grupo industrial que además diseña, investiga y prueba. “Nunca hay que decaer, ponemos las cosas más difíciles de lo que son”, sentencia el abuelo del grupo empresarial.

Ahora es Pablo, el nieto, quien empieza su programa de formación dentro de la empresa para conocer todas sus áreas conocer bien el negocio. Él mismo dice que no sabe qué será de él en diez años, del mismo modo que era muy difícil imaginar hace el mismo tiempo cómo sería hoy el grupo. Su ilusión es suceder a su padre y a su tío. Su abuelo le aconseja que salga fuera y no quiera aprender sólo lo que sabe la familia.

En cualquier caso, los Fernández Jove tienen claro que la familia ha sido el pilar del éxito en su empresa, así como la seriedad y el trabajo para convertirse en un grupo industrial. Don Antonio nació en la misma casa que sus primos y hermanos. Todos ellos tuvieron su propio negocio y, como dice su hijo Juan, “si es lo que ves en casa y es lo que acabas haciendo”.

 

Grupo internacional

El grupo Fernández Jove suministra materiales y equipos para aplicaciones tan diversas como la construcción naval, offshore, nuclear, telecomunicaciones, oil&gas, industria, ferrocarril y construcciones civiles. A través de sus diferentes marcas (Fernández Jove, Saval, Burnetts y Hawke) ofrece servicios de ingeniería para la integración de sistemas hidráulicos, neumáticos y eléctricos, válvulas en diferentes materiales para el control de fluidos y sistemas pasamuros para cables y tuberías.

Son fabricantes, ingenieros, instaladores y distribuidores, pero además realizan una gran labor de I+D+i, una de sus principales claves de competitividad en el ámbito internacional en el que se desarrollan. Por el mismo motivo gozan de certificaciones muy exigentes de calidad y servicio.

Contacta con nosotros