Noticias Web
Apoyo y defensa de las empresas familiares de Cantabria

Ser rentables en un ecosistema de crecimiento

Los socios de ACEFAM han conocido hoy el funcionamiento del programa de ámbito nacional CRE100DO, una iniciativa de transformación empresarial cuyo objetivo es ayudar a 100 empresas españolas a “hacerse más grandes”, ganar tamaño para mejorar su competitividad en el ámbito global. En este sentido Juan Parés, presidente de Textil Santanderina y participante del programa, ha señalado que las empresas deben “ser rentables en ecosistemas en crecimiento”.

Juan Parés, CEO Textil Santanderina; Teresa Sáez-Benito, directora adjunta CRE100DO; Carlos Mira, director; Javier gonzález Portilla, vocal ACEFAM

CRE100DO parte de un diagnóstico sobre el escaso tamaño de las empresas españolas en comparación con otros países del mismo entorno. Si el tamaño medio de las compañías españolas fuera el que existe en Alemania la productividad media del país subiría un 13% y el PIB un 15%. La preocupación por la dimensión empresarial, compartida y estudiada por el Instituto de Empresa Familiar, se debe a las consecuencias que genera, tales como mayores dificultades para innovar, atraer talento o iniciar procesos de internacionalización.

Poniendo el foco sobre empresas del mercado medio o middle market, aquellas que facturan entre 50 y 1.000 millones de euros y que tienen más potencial de crecimiento, se puede generar un efecto de movilización en todo el tejido productivo por la capacidad de estas compañías para arrastrar a otras que forman parte de su ecosistema empresarial. Así lo ha asegurado en Santander la directora adjunta del programa, Teresa Sáez-Benito.

CRE100DO es un programa de acompañamiento que propicia el flujo de conocimiento entre los máximos responsables de las empresas con el fin de intercambiar buenas prácticas, compartir experiencias e incluso generar nuevas oportunidades y soluciones a problemas. De momento se ha empezado a trabajar con empresas entre los 50 y los 300 millones de facturación con claro potencial y voluntad de crecer. Así el 58 % de la facturación de estas firmas proviene ya del extranjero. 

Carlos Mira, director de CRE100DO, ha puesto el acento sobre la necesidad de adoptar cambios urgentes en la manera de gestionar las compañías porque vivimos en “ecosistemas de negocio cambiantes”. La revolución digital, la revolución de los nuevos materiales, el envejecimiento, o el ascenso imparable de los países emergentes están cambiando el mundo a toda velocidad y están dando lugar a un contexto de “hipercompetitividad” para las empresas. El terreno de juego ya es el mundo y las empresas familiares que no quieran crecer, por muy bien que funcionen, están abocadas a desaparecer compradas probablemente por una compañía internacional mayor.   

La nueva fórmula más recomendada para el crecimiento es la colaboración, las relaciones de partners con otras compañías que aporten valor (tecnología, conocimiento del cliente, nuevos mercados, etc…). Ya no son relaciones de suministro y proveedor, sino relaciones de aliado basadas en la confianza, la transparencia y la simplicidad, un win-win en un ámbito de permanente cambio. Esta manera de crecer es más rápida y tiene más impacto que un crecimiento orgánico dentro de la propia compañía; y tiene menos riesgo y cuesta menos que adquirir otras empresas que luego hay que integrar en la estructura.

En este contexto Juan Parés, CEO de Textil Santanderina, recomienda hacer el ejercicio de parar y reflexionar. En su opinión es muy importante saber “qué queremos ser como empresa” y crear una cultura que se demuestre cada día por todos los miembros de la organización. Parés afirma que la reputación es uno de los valores principales de las marcas. “Es lo único que uno no se puede dar a sí mismo, te lo dan los demás, principalmente los clientes y es fruto siempre del trabajo”.

Su experiencia en CRE100DO le ratifica también en su idea de que gestionar y liderar son dos cosas distintas. El líder empresarial debe saber orientar y alinear a las personas, motivarlas, fijar el rumbo y transmitir la cultura de la compañía cada día. “Las empresas familiares o están muy alineadas o tienen un problema de subsistencia importante”, ha concluido.