Noticias Web
Apoyo y defensa de las empresas familiares de Cantabria

Humildad, honestidad, humanidad y humor del bueno, las cuatro haches en la base del éxito de la empresa familiar Grupo Alsa

Jorge Cosmen, presidente de Grupo Alsa, ha sido el protagonista de la última convocatoria del ciclo “Empresarios hablando con Empresarios” organizado por ACEFAM. La empresa especializada en el transporte de viajeros (autobús, taxi y tren) factura casi 700 millones de euros; está integrada en el grupo internacional National Express; y tiene una notable presencia en China desde hace más de 30 años, así como en otros países de Europa y América.

La historia de esta familia empresaria comienza hace trece generaciones en Leitariegos (Asturias) donde los Cosmen eran arrieros. El abuelo del actual presidente fundó Autobuses de Luarca S.A. a principios del siglo XX y su padre fue el artífice de la expansión y consolidación en los años 60, al calor de la emigración española hacia países como Francia y Bélgica; “un hombre muy emprendedor que nos enseñó a sus ocho hijos la regla de las cuatro haches: humildad, honestidad, humanidad y humor del bueno”, tal y como ha recordado Jorge Cosmen ante las familias empresarias de Cantabria.

ALSA está presente en China desde hace 32 años, “una época en la que viajar allí no tenía nada que ver con hacerlo ahora”. Cosmen padre quería traer a Asturias un remedio chino para curar la bronquitis, un producto que había conocido leyendo el periódico. Sus pesquisas lo llevaron hasta la embajada en Madrid. Allí murió la idea de encontrar la patente, pero nació la oportunidad de asociarse con una empresa pública china en Shenzhen, cerca de Hong Kong, con el objetivo de montar una red de transporte de taxis. A partir de ahí llegaron los autobuses y ahora manejan 14 empresas mixtas en sendas ciudades de la república popular. ALSA fue la primera empresa en introducir los horarios fijos y los billetes de ida y vuelta en China, una innovación que pronto fue “copiada” por todo el país.

ALSA ha pasado por otras varias vicisitudes como la expansión de los años 90 en España, la internacionalización en Marruecos o adquirir la empresa pública Enatcar formando un consorcio con Argentaria y Dragados, una inversión de casi 27.000 millones de pesetas que supuso un importante reto para la familia Cosmen.

Otro de los momentos clave fue la operación de por la que la empresa española se integró en 2005 en el grupo internacional National Express mediante una operación de intercambio de acciones y activos. En la actualidad Jorge Cosmen es vicepresidente del grupo y su familia tiene como socios varios fondos de inversión, “que también dan una perspectiva distinta y muy interesante sobre el negocio”. National Express controla, por ejemplo, más de 22.000 autobuses escolares en Estados Unidos y una red de trenes de cercanías en Londres.

Mirando al futuro el grupo ya está invirtiendo fuertes sumas en digitalización del negocio para perfeccionar y optimizar el servicio al usuario. “Si no hay clientes satisfechos, nos podemos ir todos para casa”, sentencia el empresario asturiano. La empresa observa muy de cerca las novedades sobre vehículos no tripulados y experiencias como Uber o Blablacar, “que compiten con otras reglas en otro campo de juego”, pero que van indicando el modelo de sociedad en el que nos estamos convirtiendo. Cosmen señala que la tecnología avanza demasiado rápido y que hoy en día corremos el riesgo de que de repente el modelo de negocio haya cambiado del todo “y no nos hayamos enterado”.

La familia Cosmen está formada por ocho hermanos de los cuales sólo cuatro trabajan en el grupo. No obstante cada mes se reúnen (sin sus cónyuges) un día entero para controlar la ejecución del presupuesto y la marcha de la empresa. Ese día aprovechan siempre después de comer para ponerse al día sobre la situación de cada una de sus familias. Es su manera de abordar la relación entre familia y empresa. De igual modo cada año hacen una reunión en Asturias en la casa familiar con todos los miembros de la saga, otro momento muy especial para cohesionar el grupo y fortalecer la salud de la familia empresaria.