Noticias Web
Apoyo y defensa de las empresas familiares de Cantabria

Huerta apela a la ejemplaridad de la Empresa Familiar y llama a ser beligerantes a favor de la integridad

  • La Empresa Familiar celebra su Asamblea anual con la vista puesta en la transformación para conseguir ganar tamaño y diversificar el negocio
  • Con las incorporaciones de Tenysol-Pinturas Ferroluz, Vidal de la Peña, Regma, Autobuses Benito, La Gallofa, Quíter, Bannatyne y Grupo Armando Álvarez son 56 las empresas asociadas a ACEFAM

El presidente de la Asociación Cántabra de Empresa Familiar (ACEFAM), Manuel Huerta, ha apelado a la ejemplaridad y ha señalado la necesidad de ser especialmente “beligerante a favor de la integridad y la lealtad”, unos conceptos que están por principio muy cercanos a las empresas familiares, que son “bienes sociales que preservar” y están “obligadas también a asumir los compromisos derivados de este alto estatus”.

En este sentido, Huerta aclaró que ejemplaridad y éxito empresarial no siempre van de la mano y opinó que ACEFAM “debe estar junto a aquellos que sufran complicaciones empresariales, tanto o más que junto a los que celebran su éxito”, siendo al tiempo “intransigente” con “aquellos que pongan en riesgo” la reputación del resto de empresas familiares asociadas, tal y como indica el código ético de obligado cumplimiento para ACEFAM, la primera territorial del Instituto de Empresa Familiar (IEF) en adoptarlo.

Desde su punto de vista, la ejemplaridad “empieza por los miembros de la familia que son accionistas, ejecutivos o administradores”, máxime hoy en día, que “vivimos una época para dar la cara” y se precisan “líderes que alcen la voz y movilicen con el ejemplo”, tal y como indicó durante su discurso con motivo de la Asamblea Anual de ACEFAM, en una jornada que ha contado con el patrocinio del Banco Santander y en la que también han participado el consejero de Economía y Hacienda del Gobierno de Cantabria, Juan José Sota, la alcaldesa de Santander, Gema Igual, y el director territorial de Cantabria del Banco Santander, Carlos Hazas.

Durante la jornada de hoy, se ha dado la bienvenida a nuevas empresas a la Asociación, que alcanza las 56 asociadas con las incorporaciones de Tenysol-Pinturas Ferroluz, Vidal de la Peña, Regma, Autobuses Benito, La Gallofa, Quíter, Bannatyne y Grupo Armando Álvarez, y se ha puesto el acento en el que será el tema que vertebrará las actividades de ACEFAM durante este próximo ejercicio: la transformación empresarial.

Tal y como explicó Huerta, es necesario “mirar más allá”, evitando “la autocomplacencia y la endogamia”, hay que “innovar constantemente” y buscar nuevos sectores de actividad que ayuden a desarrollarse, pero siempre teniendo como guía la “ejemplaridad”, para crecer generando “confianza y solidez”.

Además, afirmó que otro de los valores alrededor de los que ha de girar la actividad empresarial es la sostenibilidad “en las relaciones con empleados, clientes y proveedores”, un concepto ligado a los de “justicia, equilibrio y seguridad” y que defendió asegurando que hoy “más que nunca, la supervivencia está en el bien común”.

“El paradigma de negocio ha cambiado. Como empresarios debemos seguir generando riqueza y valor. El matiz ahora es que apostemos por ganar lo razonable, y aspirar a ganarlo durante mucho tiempo. Eso nos hará ejemplares y duraderos en la sociedad en que vivimos. El entorno socioeconómico penaliza a los tiburones. Jugar a ser un tiburón es pan para hoy y hambre para mañana”, recalcó.

Necesidad de Crecimiento

La importancia de las empresas asociadas a ACEFAM para la economía y el empleo del país es equiparable a lo que ocurre a nivel nacional, donde uno de los principales obstáculos para aportar aún más desarrollo y afrontar en mejores condiciones los cambiantes ciclos económicos es su dimensión. Menos del 1 por ciento de las empresas españolas tienen 50 o más trabajadores, un dato muy por debajo de la media europea, que además las hace más vulnerables y menos capaces de recuperar empleo en momentos de salida de la recesión.

Tal y como expuso el presidente de ACEFAM, “si nuestras estructuras fueran más grandes y robustas, también sería más fácil abordar procesos estratégicos para las empresas familiares como la mejora de la competitividad, la diversificación, la inversión en tecnología y la internacionalización” y para conseguirlo es necesario adoptar medidas “para eliminar las barreras que impiden crecer”.

En este sentido, recordó que desde el IEF y las asociaciones territoriales se ha presentado a los grupos políticos el informe ‘La dimensión empresarial como factor de competitividad’, con 50 medidas concretas entre las que se incluye, por ejemplo, un Pacto de Estado por la Educación que incluya entre otras cosas la formación profesional dual, un contrato fijo único con indemnización creciente, simplificar la Administración y hacerla más transparente, mayor y mejor lucha contra el fraude y rebaja de las cotizaciones sociales de las empresas, que son de las más altas de Europa, o mejorar la fiscalidad de la financiación vía equity, así como eliminar ciertos tributos y proteger el patrimonio de las familias.